Con algunos cambios, la dinámica volvió a ser centro de atracción

Durante los cuatro días las demostraciones dinámicas reunieron a una gran cantidad de público que pudieron verlas trabajar sobre las 80 hectáreas que se destinaron en el predio de la exposición. “El balance es más que positivo”, contó el ingeniero Pablo Tronza, responsable Agropecuario de la mega muestra.

Los “fierros en acción”, como se denomina en el ámbito de los productores y contratistas a las demostraciones dinámicas, es uno de los espectáculos que más atrae a las decenas de miles de visitantes que visitan AgroActiva en cada edición.

Durante los cuatro días de feria se vivió un ambiente de fiesta en las 80 hectáreas que se destinaron al espacio de las demostraciones dinámicas.

“Este año hemos tenido una afluencia de público muy grande y con el plus que fue el acompañamiento del clima durante estos cuatro días de exposición”, contó el ingeniero agrónomo Pablo Tronzo, responsable Agropecuario de la exposición, y agregó que “lo visitantes se mostraron muy interesados en ver las máquinas en movimiento”.

Para la muestra dinámica de semiestacionaria las moledoras de rollos, mixers y embutidoras quebradoras de granos en bolsas plásticas exhibieron todo su potencial respecto a la capacidad de carga y al tiempo y homogeneidad de mezclado.

En tal sentido, el ingeniero explicó que “este año se tomó la decisión de realizar la actividad de semiestacionaria, ya que está directamente ligada a la gandería, dentro de ese sector donde primero trabajaron los mixers, quebradoras y las palas cargadoras que luego alimentaron a los animales del feed lot demostrativo”.

En lo que respecta a labranza los implementos como las  rastras desencontradas pesadas y livianas junto a descompactadores con fertilización profunda trabajaron sobre rastrojos de soja y los parámetros que se evaluaron en las demostraciones fueron la profundidad de trabajo, capacidad de remoción, el estado de cobertura del suelo luego del trabajo del implemento y el ancho de labor.

Con respecto al embolsado y extracción de granos, se mostraron embolsadoras y extractoras de gran capacidad de trabajo donde se pudo observar a fondo la capacidad de trabajo en toneladas por hectáreas de cada implemento y su simplicidad operativa tanto en el uso, armado y transporte de las máquinas.

Dentro del rubro de pulverizadoras y fertilizadoras, ya sea de arrastre o autopropulsados, en su pasada dejaron ver su autonomía de trabajo, ancho de labor, maniobrabilidad y seguridad para el operador.

En cuanto a labores de henificación, se realizaron corte con hélice o segadoras de plato, rastrillos y rotoenfardadoras trabajando sobre verdeos de avena.

Pablo Tronza: